Free Worldwide Shipping On All Orders

“Cómo alivié mi dolor de pie de manera rápida y fácil... sin medicamentos perjudiciales, terapias caras y sin efectos secundarios dañinos”

Nunca antes había tenido un dolor como este. Eran las 6 de la mañana y mi alarma me acababa de despertar. Bajé los pies de la cama, me puse de pie y ¡BAM! Era como si hubiera pisado un clavo con mi pie derecho. Un dolor agudo e intermitente subió rápidamente por mi talón. Pensé que tal vez me había roto el hueso del talón de alguna manera, porque me dolía como nunca.

Fui andando al baño, respirando hondo cada vez que pisaba con mi pie derecho. El dolor era fortísimo, pero a medida que seguí caminando durante los siguientes minutos, se alivió. Pensé que se había pasado.

Entonces el dolor empezó a ser insoportable.

El dolor no desapareció. De hecho, empeoró durante las siguientes semanas. Siempre era peor por la mañana, y cada día me costaba más andar.

“El dolor no desaparecía… y siempre era más fuerte por la mañana”.

Luego comenzó a dolerme más y más a lo largo del día. Al final de cada día, estaba cojeando. La cosa se puso tan mal que al final tuve que tomarme varios días de baja (soy mecánico), porque simplemente no podía estar de pie durante varios minutos seguidos.

El diagnóstico: fascitis plantar.

Fui al médico y me dio su diagnóstico: fascitis plantar. Causa desconocida, resultado incierto. También dijo que debería ahorrarme algo de dinero y comprarme unas plantillas de Walgreens. Lo hice, pero no ayudaron en absoluto.

Así que me conecté a Internet y leí sobre soluciones para la fascitis plantar. Intenté estirar mis pantorrillas, me compré unos calcetines de compresión en Amazon, puse el pie encima de una botella de agua congelada… Tal vez me ayudara un poco, pero no fue una solución duradera. El agudo dolor punzante de mi talón todavía estaba allí, y parecía expandirse a mi columna y a mi cerebro.

La solución del fanático del fitness

Estaba al borde del abismo. Me dolía cada vez que estaba de pie o caminando. Me costaba horrores trabajar y no tenía ninguna esperanza de recuperarme, aliviar el dolor y volver a la normalidad.

Durante este tiempo, hablé con una de las amigas de mi mujer, Lisa, que es una gran aficionada al fitness. Cada mañana a las 5 a. m., Lisa se levanta y va a Virgin Active, que es un entrenamiento duro con muchos saltos e inclinaciones (siempre le digo que, si quiere castigar su cuerpo de esta manera, puede venir a trabajar conmigo al garaje, que además le pagan).

Lisa también tuvo un ataque de fascitis plantar el otoño pasado. Parece que las personas que hacen este programa de Virgin Active a menudo acaban con fascitis por la tensión de los entrenamientos. Lisa dijo que hay un secreto que solo saben los fanáticos de Virgin Active, sobre cómo tratar la fascitis. Era todo oídos.

¿Una nueva teoría sobre la fascitis plantar?

“El secreto”, dijo Lisa, “son estas plantillas especiales”. Cuando me enteré, mi corazón dio un brinco.

“He probado plantillas”, le dije. “No me han hecho nada”.

“No, no”, insistió ella, “estas son especiales. Un chico de Austin que está en la comunidad deVirgin Active las diseñó. Es podólogo y tiene una nueva teoría sobre por qué las personas contraen fascitis plantar. Tienes que probarlas”. Y me dio un par de plantillas.

Como probablemente te imaginarás, ignoré el consejo de Lisa. Después de todo, había probado otras plantillas y no me sirvieron de nada. Solo unas semanas después, cuando me quedé sin opciones, finalmente saqué las plantillas “mágicas” de Lisa del armario. Desearía no haber sido tan terco durante tanto tiempo.

“Cuando finalmente probé estas plantillas “mágicas”… me gustaría no haber sido tan reacio durante tanto tiempo”

Solución probada y demostrada

Estas plantillas parecen versiones espaciales de las plantillas regulares. Son coloridas, con tres almohadillas de gel especialmente diseñadas: una para el talón, una para la parte de la mitad del pie y otra para la bola del pie. Las corté a mi tamaño (con tijeras normales para cortar a lo largo de las líneas), y luego las puse en mis botas de trabajo antes de salir por la mañana.

Eran lo suficientemente cómodas y no rozaban. Sentí un poco de alivio con el gel de apoyo del talón, pero el dolor agudo del talón todavía estaba allí. No podía decir nada más al respecto cuando empecé con ellas. Pensé que Lisa estaba exagerando acerca de su efectividad.

 

Sin embargo, al final del primer día, noté que sentía mucho menos dolor del que había sentido hasta ahora, en ese momento del día específico.

A los dos días de usar estas plantillas solo en mis botas de trabajo, el dolor en el talón se redujo a un 90 %.

Y a la semana de usarlos, el dolor de la fascitis plantar desapareció por completo. Se acabó el despertarme con ese horrible primer paso de la mañana, el andar cojeando al baño y la agonía en el trabajo durante todo el día. Ya han pasado dos meses y sigo sin nada de dolor.

¿Por qué no has oído hablar de estas plantillas todavía?

Lisa me dijo más tarde que mi historia de recuperación de la FP era habitual en personas que usaban estas plantillas. Los médicos solían pensar que la fascitis plantar tenía que ver con la inflamación, pero ahora creen que se debe a ciertos músculos desalineados de tu pie, que cortan la circulación y hacen que los nervios de tu talón se apaguen.

Es por eso que estas plantillas funcionan. El podólogo que las diseñó lo hizo para realinear los músculos de los pies y estimular la circulación para ayudar a deshacer la tensión acumulada.

La cuestión es que esta nueva teoría de la FP todavía no es conocida. Lo más probable es que no veas a tu médico de cabecera recomendándotelas, o sitios aleatorios en Internet anunciándolas. Está claro que este tipo de tratamiento probablemente se generalizará en un par de años cuando se corra la voz, pero ¿quién quiere esperar tanto? Todo lo que sé es que me ha funcionado a las mil maravillas, después de que todo lo demás no me sirviera de nada.

 

40 % de descuento ahora mismo

Compré mi primer par de estas plantillas directamente a Lisa, pero desde entonces descubrí que el tipo que las diseñó también las está vendiendo en línea. Pedí dos pares más: uno para mis botas de trabajo que uso fuera del trabajo y otro para mis deportivas. Las voy a utilizar en todos mis zapatos y zapatillas.

Lo bueno fue que cuando las compré, el chico puso una oferta de descuento del 40 %. Sigue estando ahora mismo y puedes comprobar aquí si está disponiblemientras estás leyendo.

Si tienes FP, sabrás que el dolor empeora cuanto más tiempo esperes. Y si este podólogo tiene razón acerca de la mala circulación que provoca la FP, entonces lo mismo se aplica al tema de la solución. Cuanto antes evites que los nervios y los vasos sanguíneos de tu talón se apaguen, más rápido te recuperarás y menos posibilidades tendrás de sufrir daño permanente. Y es por eso que recomiendo estas plantillas a cualquier persona con fascitis plantar: cuanto antes les eches un vistazo, mejor.